Prometeo gana la convocatoria para el desafío global del Código 2019.